Usualmente se relaciona el maltrato intrafamiliar con las mujeres como las mayores víctimas de este, no obstante, día a día salen a luz más casos de hombres que son victimas de agresiones físicas o psicológicas por parte de sus novias y esposas. Los hombres maltratados callan por prejuicios sociales.

Al igual que en el caso de las mujeres es importante que el hombre no guarde silencio, que ponga la denuncia en contra de la agresora y más aún cuando hay señales visibles de violencia física. También pedir la valoración de un experto para que valore los daños psicológicos.

Por lo general los hombres se hacen presentes a denunciar el abandono de hogar de las esposas, descuidos en los niños, denuncian las agresiones psicológicas y muy pocas veces por agresión física. Otro problema que se presenta es que a un varón le cuesta admitir que está siendo agredido por su pareja, sienten que su hombría será afectada. No olvidemos que generalmente se piensa que los hombres jamás son victimas de violencia intrafamiliar, hay que romper el tabú y tomar conciencia del problema.

Abril-ale