Hoy, primero de Junio se celebra el "Día Internacional del Niño" en Nicaragua. Desgraciadamente no todo es celebración, y no todo es celebración porque a diario los derechos de los niños son violados en todo el planeta. Sí, pese a La Convención de los derechos del Niño que existe desde 1989, millones de niños y niñas son víctimas de violencia, abuso sexual, explotación, analfabetismo, falta de lo más elemental en salud, marginación, fugas de sus lugares de origen a causa de las guerras y por si fuese poco, los ubican al frente de conflictos armados.

A diario somos testigos como los niños y niñas son víctimas de todo tipo de abuso sin que a la fecha se haga algo concreto para frenar estos abusos. Eriza la piel, indigna y nos sentimos impotentes cuando leemos cifras  del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y son los siguientes:

* Unos 51 millones de nacimientos quedan sin registrar cada año en los países en desarrollo.

* Unos 218 millones de niños entre los 5 y los 14 años están involucrados en trabajo infantil.

* En los países en desarrollo, más de 60 millones de mujeres de entre 20 y 24 años fueron casadas antes de la edad de 18 años, de las cuales la mitad viven en el Sur de Asia.

* Se calcula que 1,2 millones de niños son víctimas del tráfico de menores cada año.

* Más de 300 mil niños soldados, algunos de sólo ocho años, son explotados en conflictos armados en más de 30 países.

* Más de 2 millones de niños se calcula que han muerto desde 1990 como resultado directo de conflictos armados.

* Más de 1 millón de niños en todo el mundo son detenidos por fuerzas del orden.

* Unos 143 millones de niños son huérfanos de uno o de ambos progenitores.

* Se calcula que 70 millones de mujeres y chicas vivas actualmente han sido sometidas a algún tipo de mutilación genital.

* Unos 2 millones de niños son explotados a través de la prostitución y la pornografía.

* 40 millones de niños menores de quince años sufren abusos o negligencias en sus cuidados que requieren atención sanitaria y social.

"Los niños no se han librado de las graves violaciones de los derechos humanos provocadas por la llamada guerra contra el terrorismo", señaló la organización, que citó como ejemplo que, desde 2002, "muchos jóvenes menores de 18 años han sido capturados y detenidos en centros de detención de Estados Unidos en Afganistán, Irak y Guantánamo".

La búsqueda de grandes beneficios ha dejado a los niños expuestos a graves riesgos como la prostitución y la pornografía. En Internet hay una cantidad escalofriante de usuarios de páginas relacionadas a la pedofilia, y lo más terrible es que en algunos países no están prohibidas por las leyes.

Según un informe de UNICEF, aproximadamente dos millones de niños son victimas de abusos sexuales en América Latina y el Caribe. O sea, más de doscientos abusos infantiles por hora. El ochenta por ciento de las víctimas de abuso sexual son niñas, niñas que viven bajo el mismo techo de su agresor y en tres cuartas partes son familiares directos.

Lo más triste es que las madres que, teniendo la certeza del abuso hacia sus hijos por sus propios esposos callan por ser el agresor el proveedor material en el hogar. Las mujeres se sienten impotentes de sostener el hogar económicamente en caso de faltar el marido.

Se ha venido trabajando para avanzar en la penalización al abuso sexual infantil en Latino América y el Caribe, pero tristemente solamente se observa un crecimiento en la explotación sexual. Es más, a medida que la tecnología avanza se inventan nuevos maneras para explotar a los niños y niñas. 

Con frecuencia se reúnen acá en América Latina representantes de más de cien países para de esa manera encontrar soluciones globales a este cáncer que devora a nuestra niñez, pero sólo queda en eso, en reuniones, porque en la práctica los problemas continúan y se acrecientan.  Hablan de poner fin a la impunidad, pero esto solamente se logrará con un verdadero cambio de sistema. Es frecuente que jueces pongan en libertad a un violador por amiguismo o por coimas. Esto es algo que hay que decirlo con todas sus letras.

 Entonces, frente a esta situación real ¿podemos realmente celebrar el Día Internacional del Niño? Sinceramente, yo no.

*Para este post me ayudé con un artículo encontrado en la Red.

 Abril-ale.